FCFM reconoce la innovación y el emprendimiento a través del Premio Felipe Álvarez

Una tecnología para reutilizar aguas residuales y otra para remover arsénico, fueron las innovaciones que se quedaron con la versión 2023 del Premio Felipe Álvarez en las categorías dedicadas a docentes. Además, se destacaron los emprendimientos Kefuri y Roller Fighter, liderados por estudiantes de postgrado y pregrado de la FCFM, respectivamente.

El Premio Felipe Álvarez es un reconocimiento que se realiza en memoria del profesor Felipe Álvarez Daziano, vicedecano, académico e investigador de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, quien falleció el año 2017. La iniciativa tiene por finalidad reconocer e incentivar la innovación y el emprendimiento desarrollado al interior de la Universidad de Chile.

Este miércoles (13) se dieron a conocer los ganadores de las cuatro categorías de la versión 2023: estudiante de pregrado, estudiante de postgrado, profesor asistente o investigador, y profesor asociado o titular.

La ceremonia, llevada a cabo en OpenBeauchef, fue presidida por el Dr. Francisco Martínez, Decano de la FCFM, y además contó con la presencia de Claudia Aranda, viuda del profesor Álvarez, sus hijas y familiares.

La máxima autoridad destacó la calidad humana y la excelencia académica del Dr. Álvarez, así como también su visión para enfrentar los tiempos modernos de la innovación.

Con su partida nos conmovió, dejó dolidos, pero también nos dejó una manera de cómo enfrentar el gran desafío que tienen los tiempos modernos de la innovación. Con un coraje, con una visión de seguridad de que hay que avanzar sobre ese camino, aún desconocido para nosotros”, expresó el Dr. Martínez.

Un desafío que su decanatura decidió tomar como uno de los pilares de desarrollo a largo plazo en la facultad, remarcando que este premio es una manifestación y compromiso para avanzar en ese camino.

Por su parte, el Director Ejecutivo de OpenBeauchef, Alejandro Pantoja, destacó el rol del profesor Álvarez en el proyecto Ingeniería 2030, que es la iniciativa que dio origen al ecosistema de innovación y emprendimiento de la FCFM.

“Las organizaciones necesitan de personas con la motivación y energía de, a pesar de las brechas, seguir empujando adelante el propósito de la innovación (…). Desde mi punto de vista, el legado de Felipe Álvarez se palpa en el rol que juega este ecosistema llamado OpenBeauchef a nivel de universidad. Este proyecto trasciende a la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas y moviliza a la Universidad de Chile a tener un rol más potente en el ecosistema de innovación y emprendimiento y su aporte a la transformación de la educación, y también al desarrollo sostenible del país de la única manera posible: basado en ciencia y tecnología”, señaló Pantoja.

Claudia Aranda fue una de las personas que más lo conoció en vida, ya que formaron juntos una familia. Desde ahí su necesidad de brindar un perfil del investigador e ingeniero civil matemático formado en las aulas de Beauchef.

“Lo más relevante, y lo que me gustaría compartir hoy día con ustedes, es su visión de las cosas y como él vivió estos proyectos y como los pensó, desarrolló y logró ejecutarlos. Él era un apasionado, era un hombre muy creativo y toda esa motivación y pasión lo llevó a liderar diversos proyectos a nivel de facultad  y de universidad, y uno de sus proyectos favoritos fue OpenBeauchef”, resaltó.

Un rol que lo involucró en aspectos tan importantes como el desarrollo del logo y la marca de OpenBeauchef, incluso, a pesar de su escaso tiempo producto de los diferentes compromisos que tenía como autoridad y académico.

“Era una persona muy rigurosa, se fijaba en los detalles y si no salía perfecto, probablemente, no lo ejecutaba y no le daba el vamos. Él valoraba mucho la energía, la motivación y la excelencia (…). Para nosotros como familia es muy importante que Felipe siga vivo a través de los proyectos, que se le reconozca”, añadió.

Tecnologías lideradas por mujeres

Las dos categorías destinadas a las y los profesores de la universidad, en esta versión, se quedaron en manos de académicas de la Casa de Bello por sus propuestas innovadoras y con un alto potencial para impactar en el sector productivo y las comunidades.

En la categoría de profesora asistente o investigadora, la persona reconocida fue la Dra. Ana Lucía Prieto, académica del Departamento de Ingeniería Civil, quien fue destacada por su “sistema waste-to-H2 para la descentralización del H2 en Chile y revalorización de RILes vitivinícolas”.

“Hace un tiempo que hemos estado enfocados en la revalorización de recursos hídricos, particularmente aguas residuales. Trabajo en el área de residuos hacia energía (waste-to-H2) y este proyecto combina dos temas bastante importantes a nivel país y a nivel mundial. Por un lado, tenemos la economía circular, tenemos problemas de residuos y estos deben ser manejados y,  por otro lado, tenemos esta carrera del hidrógeno verde a nivel mundial. Entonces, en estos dos ámbitos nosotros necesitamos desarrollar tecnología para evolucionar y así poder aprovechar, por ejemplo, dentro de lo que es la economía circular residuos para un producto que tiene altos beneficios como es el hidrógeno”, relató.

Para ello, hace un tiempo trabajan en el desarrollo de una tecnología basada en biotecnología ambiental y membranas.

Mientras que en la categoría de profesora asociada o titular, la galardonada fue la Dra. Andreina García del Departamento de Ingeniería de Minas e investigadora del Advanced Mining Technology Center (AMTC).

La iniciativa presentada fue SolArsenic, que es un sistema de tratamiento de aguas, diseñado a medida para la remoción de arsénico desde aguas contaminadas y que ya se encuentra implementado en la zona norte del país, gracias a fondos adjudicados a través del instrumento Fondef de ANID.

“Conociendo la realidad del norte del país, donde hay altas concentraciones de arsénico en aguas superficiales y subterráneas y remotas, donde no hay acceso a tratamientos avanzados de agua, nos planteamos la hipótesis de diseñar a medida un material que fuera capaz de absorber diferentes especies de arsénico que tiene un nivel de toxicidad importante y cancerígeno y que fuera capaz de lograrlo al estándar de agua potable, que es un estándar bien riguroso (…)”, detalló la investigadora.

Reconocimiento para estudiantes

En tanto, en las categorías destinadas a estudiante de pregrado y postgrado, fueron reconocidas dos propuestas que han dado vida a desarrollos con impacto social, específicamente, en el ámbito de la salud.

En pregrado fue reconocido el alumno del Departamento de Ingeniería Industrial (DII), Benjamín Mendoza, quien recibió el reconocimiento en nombre del equipo Roller Fighter, que es una tecnología desarrollada para enrollar las mangueras utilizadas por bomberos de Chile, con la finalidad de evitarle lesiones musculoesqueléticas.  

“Para nosotros es sumamente importante recibir este galardón, ya que ayuda a potenciar nuestro emprendimiento. Creemos que esta iniciativa nos permitirá que su principal beneficiario que es bombero pueda acceder a una solución para un problema que enfrentan”, indicó el estudiante.

En la categoría de postgrado, el premio se lo llevó Felipe Vera, estudiante de postgrado del DII, por la iniciativa Kefuri. Se trata de una aplicación de teléfono móvil que informa, rápidamente, a las unidades que participan del proceso de procuración de órganos la disponibilidad que hay en los hospitales del país para llevar adelante un trasplante.

“Para mí es un reconocimiento súper importante. Cuando estuve estudiando en pregrado también tuve la oportunidad de conocer al profesor Felipe Álvarez, lo veíamos bastante seguido. Era una persona que siempre iba con alto impacto para fortalecer lo que se hacía desde la universidad. Luego, cuando seguí estudiando en el magíster, la idea era poder lograr un impacto real en la sociedad, lo cual resultó bastante bien”, explicó.

Además, destacó el rol de la Universidad de Chile para llevar adelante ideas innovadoras, agregando que: “En general, todos nosotros hacemos las cosas que nos enseñan en distintas partes. Innovar es llevar las cosas un poco más allá, es hacer un cambio, por muy pequeño que sea, ser capaz de dar un valor que hoy no está. Entonces, para mí es mucho más entretenido hacer algo con un sello social y la Universidad de Chile te da las herramientas para trabajar en ello”.

En la jornada también se entregó el reconocimiento a los ganadores de la primera convocatoria de Semilla Tesis Innovadora.

Por Comunicaciones OpenBeauchef